Nuestra Historia

Nuestra fundación nace a raíz del proyecto “Prequeño gran artista” el cual consiste en la elaboración   de  piezas artesanales y cuadros texturizados utilizando kits con texturas naturales y artificiales, el mismo sistema que durante 13 años el taller Cacaya utiliza  para  trabajar con grupos de niños en la elaboración de regalos para fechas especiales.

En principio conocimos la fundación CRAC ( Centro de Rehabilitación de Adultos Ciegos) a quienes visitamos  en junio del 2007 con el propósito de ofrecer una capacitación utilizando dicho sistema. Durante la realización de esta obra social, obra que de forma altruista quizo ofrecer el taller a los invidentes, descubrimos en estas personas su gran talento y sensibilidad para expresar a través de sus creaciones  artísticas sentimientos y emociones inspiradoras.

Como dentro de los proyectos del taller Cacaya existía la posibilidad de ofrecer regalos corporativos a las empresas para sus obsequios de fin de año, uno de los clientes, Hernado Gómez de la empresa ASLECOL conociendo nuestra labor social con invidentes, sugirió que a él  le gustaria regalar obras elaboradas por ellos ya que su trabajo no solo se mostraba limpio, sino que estaba a la altura e incluso más hermoso que las mismas piezas elaboradas por nosotros. Efectivamente aceptamos su sugerencia y en el año 2008 decidimos ofrecer nuestro trabajo siendo por supuesto nuestro primer cliente ASLECOL y la empresa  CONOS VIALES dirigida por la señora Liliana Montaño, quienes nos hicieron nuestros primeros pedidos . En esa oportunidad nos desplazamos desde Tabio hasta Bogotá a las instalaciones de CRAC, para trabajar en princiío con 7 invidentes cuya rehabilitación ya habia terminado en esa institución y fueron referidos por la profesora de crámica ya que se destacaban por su habilidad, creatividad y amor por  lo que hacian. de esa manera se hizo conocer su trabajo y para el año 2009 , los mismos dos clientes hicieron nuevos pedidos y  la empresa NOVARTIS DE COLOMBIA nos encargó 600 regalos para sus clientes, este gran pedido, no solo nos permitió medir la capacidad de producción de nuestros “artista ciegos” sino que tambien pudimos llevarlos a Tabio a las instalaciones del taller, ya que el pedido nos permitia incurrir en estos costos. En esa oportunidad, nuestro equipo de artistas creió , se integraron tres nuevas personas a la producción y elaboración de estas piezas y surgió la idea de crear la fundación Luces de Esperanza.

En marzo del año 2010 la fundación nace como una entidad si animo de lucro cuyo objeto es, mediante el arte, buscar el crecimiento personal , desaroollo de talentos arrísticos  y motrices ,  para generar recursos económicos a personas ciegas o de baja visión, previamente rehabilitadas.

1 Comentario en “Nuestra Historia”
  1. silvio D.Molina dice:

    FELICITACIONES ES UNA LABOR MUY ADMIRABLE Y ALTRUISTA.

Dejar un comentario

(requerido)

(requerido)